Cómo decir NO y poder dormir en paz


Continuando con la serie de los miedos que impiden que nosotros los ecuatorianos podamos progresar en Estados Unidos, hay un miedo en particular que no termino de dominar: Mi miedo a decir NO

En mi casa me decían que yo tengo el “SÍ” flojo y el “NO” negociable. Aunque lo tomaba como broma, esa forma de comportarme, trajo consigo una serie de tropiezos y de malas experiencias, especialmente cuando decidí radicarme en EE.UU.r

Pienso que como cualquier persona que va a otro pais, tenia muchas dudas, miedos y sentía la necesidad de agradar a las demás. Pensaba que nuestro valor como persona está atado con lo que hacemos por los demás y que ser agradable significaba tener que decir “SÍ” a todo lo que me pedían. Vivía constantemente trabajando gratis y resolviendo problemas de otros menos los míos.

Estimo que construí al menos 20 websites gratis y me convencieron con frases como:

  • Ahí se va a dar a conocer.
  • Esto le hará crecer como profesional.
  • Le vamos a dar nombre.
  • No tiene idea el “cache” de empresas que van a estar en este evento.
  • Hay muchas personas que quieren esta oportunidad de hacer este trabajo para ganar experiencia.
  • Es algo “pequeñito” y usted saldrá ganando por la experiencia

De todo ese trabajo nunca me resultó algo significativo.

Y no digo que las personas o instituciones lo han hecho con mala intención. Lo que hay que tener en cuenta es que todos van a ver por sus propios intereses. Las organizaciones tienen sus propios problemas, no van a tener tiempo de promocionar los servicios de otra persona, o de vender o promover a alguien más si están con las justas sobreviviendo.

Porqué decir NO

Mejora tu salud

Cuando intentas “ayudar” a todo el mundo, te cuesta mucho tiempo, dinero y energía. Tratar de complacer a todos a tu alrededor es muy estresante. Al final terminarás agotado, estresado y te preguntarás por qué siempre tienes que ser el que ayuda a todo el mundo. Si hasta existen dichos en nuestra cultura:

“El comedido nunca sale con la voluntad de Dios”

Como está comprobado científicamente, el estrés es un problema muy serio para tu salud y puede ser el origen de otras enfermedades crónicas.

Mejora tu autoestima

Decir NO a las cosas que no quieres fortalece el autoestima.

Decir “NO” es un trabajo interno riguroso que nos permite a muchos de nosotros crecer personalmente. Requerirá coraje, calma y convicción para aprender a decir que no puedes hacer algo que te han pedido.

Piensa primero en ti. No hay mejor ejemplo como cuando un asistente de vuelo nos explica sobre las mascaras de oxigeno en caso de una emergencia: “Póngase la máscara de oxígeno primero usted, una vez que usted esté a salvo trate de ayudar a los demás”.

Cuando decir NO

Hazte los siguientes cuestionamientos cuando no estás seguro qué responder.

  • Si te desvía de tu gran objetivo.
  • Si es solo por agradar a la otra persona.
  • Si tu voz interior te dice que algo no te convence.
  • Si tienes que esconderlo de tu familia.
  • Si no estarías orgulloso de contarlo o mostrarlo en tus reuniones sociales.

En todos los casos anteriores es mejor responder con un “NO”. Claro que como dice la ex-novia de un gran amigo “Hay formas y formas de decir las cosas”.

Cómo decir NO

Realmente no existe una manera correcta o equivocada de decir “NO”. Lo más importante es entender que está bien decir “NO”, que es lo correcto y justo en varias ocasiones. Luego, debemos estar dispuestos a aceptar un resentimiento por parte de quienes nos pidieron algo y nuestra respuesta fue “NO”.

Di la palabra “NO” lo antes posible.

Si omites la palabra “NO”, y si dices algo más, la otra persona seguramente estará escuchando la palabra “tal vez”. Tienes que decir la palabra “NO” por adelantado. “NO” es una palabra pequeña pero muy poderosa. Cuando decidimos decir “NO” a alguien debemos ser firmes en nuestra decisión y no dar excusas o disculpas antes de decir “NO”.

Cuando dices que “NO”, hazlo simple y decidido. Extiende tu gratitud por su solicitud y luego hazle saber que tu has decidido rechazar esa solicitud.

Evita la agresividad o el sarcasmo.

No es necesario usar el sarcasmo o levantar la voz para decir “NO”. Cuando alguien te pide hacer algo, evita responder con un tono agresivo, frases como: “¿Qué parte del “NO” no entiendes? ¿El N o el O?” o  “No tengo tiempo para ayudarte con tus cosas” no serán bien recibidas y producirán resentimientos.

Evita Mentir

No mientas, no crees historias o justifiques tu “no puedo” inventando circunstancias que no existen. Creemos que mentir puede ayudar a que ese “NO” suene más agradable y educado.

Si alguien te invita a una reunión o una fiesta a la que no quieres asistir, no digas “lo siento, pero no puedo porque invento + invento + invento” cuando realmente si puedes pero no quieres. Solo se honesto y di “No gracias, preferiría descansar.” o en el caso de muchos que conozco pero no quiero decir el nombre: “No gracias, mi mujer no me lo permite.”

Evita promesas falsas

No se porque nosotros los ecuatorianos evitamos la palabra “NO” diciendo:

  • “Sí, lo voy a hacer, no te preocupes”, pero nunca logramos cumplir.
  • “Sí, ya llego en 5 minutos”, cuando en realidad sabemos que llegaremos una hora tarde.
  • “Sí, cuenta conmigo yo llego a la fiesta, aunque sea tarde pero llego”, aunque en realidad ya decidimos que no vamos a la fiesta.
  • “Sí, voy a cambiar la llave o voy a poner el cuadro “, cuando en realidad sabemos que no lo vamos a hacer.

Decimos lo que la otra persona quiere escuchar, y evitamos la difícil tarea de decir “NO”, pero también estamos destruyendo la confianza que la otra persona tiene en nosotros. En negocios es algo muy destructivo. Los ecuatorianos somos maestros en el arte de decir “Mañana esta listo”.

Utiliza un tono firme de voz y mira a los ojos de esa persona al decir “NO”

No dudes al decir “NO”. No mires hacia arriba, como si estuvieras buscando ayuda de una fuente celestial. No mires hacia abajo, como si quisieras meter la cabeza dentro de un agujero.

Si la otra persona capta este lenguaje corporal en ti, estará segura de que pronto le darás un “sí” por respuesta. Mira directamente a los ojos de la persona y dile “NO”.

Frases como “suena bien, pero no estoy seguro”, pueden llevarlos a creer que te estás inclinando más a decir sí que no.

Toma tu tiempo antes de decir no

Puede suceder que te sientas indeciso para dar una respuesta. A menos que sea una emergencia, nunca tendrás que responder a la solicitud de alguien en ese momento.

Si la persona que hace la solicitud te presiona para una respuesta, simplemente repite la frase exactamente como lo dijiste la primera vez, “necesitaré analizar algunos puntos y enseguida te respondere.”

Frases de práctica para decir “NO”

Ten paciencia contigo mismo mientras aprendes a usar esta poderosa herramienta de comunicación. Aquí hay algunas respuestas con las que puedes practicar en voz alta el decir “NO” y así construirás tu confianza.

  • “No puedo, pero gracias de nuevo”.
  • “Qué gran oportunidad. Por desgracia, no puedo participar en este momento”.
  • “Gracias por preguntarme. En este momento prefiero no tomar la responsabilidad y aprecio haber sido considerado”.
  • Gracias por pasar (o llamar). Me encantaría hablar contigo, pero ahora no es un buen momento para mí. ¿Puedes volver a visitarme en unos días (horas)? “.
  • “Tu evento (causa, reunión, oferta) suena interesante, pero desafortunadamente no puedo apoyarte en este momento. Por favor, tomame en cuenta para el futuro. Buena suerte con tu (evento, reunión, etc.)”.
  • “Me encantaría tomar notas para esta reunión, pero creo que sería más productivo si cada uno toma sus propias notas de manera individual”.
  • “He considerado cuidadosamente tu invitación, y he decidido no aceptarla esta vez”.
  • Aprecio, respeto y valoro la oportunidad que usted me está ofreciendo, pero no es el momento adecuado para mí. Gracias por entender y respetar mi decisión”.
  • “Gracias por la oportunidad de trabajar con usted, pero no puedo aceptar ese presupuesto”.

Existe un NO muy importante y es a nosotros mismo cuando queremos hacer algo en nuestra casa o negocio. Si alguien lo puede resolver mejor, más rápido o más barato es mejor decir NO a nuestras ganas de hacer y subcontratar.

Resumen:

  • Decir que NO a menudo es percibido como algo negativo. Muchas personas lo asocian con ser grosero e inflexible, sin embargo puede significar que estás haciendo lo correcto para ti y tu familia.
  • Cualquier persona que ha desarrollado la habilidad de decir “NO”, sabe que es una herramienta poderosa que nos permite centrarnos más en lo que realmente queremos hacer en la vida.
  • Aprender a decir “NO” ayuda a aumentar nuestra confianza en nosotros mismos y nos anima a confiar más profundamente en todas las decisiones de nuestra vida.
  • Si no puedes decir “NO”, nunca tendrás una autoestima duradera, y nunca te darán el respeto que mereces.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Auspicios

Post Facebook
MishkyAD
Llegó el ceviche a domicilio