LA MALA NUTRICIÓN PUEDE SER LA CAUSA PRINCIPAL DEL CÁNCER

En 1979 se publicó un informe especial por el Ministro de Salud de Estados Unidos, haciendo referencia a más de 2000 estudios científicos de diferentes partes del mundo. El informe fue recopilado con la asesoría de más de 2000 médicos, nutricionistas y bioquímicos, que han llegado a la conclusión que la dieta de los norte-americanos […]

Causa de cancer1En 1979 se publicó un informe especial por el Ministro de Salud de Estados Unidos, haciendo referencia a más de 2000 estudios científicos de diferentes partes del mundo. El informe fue recopilado con la asesoría de más de 2000 médicos, nutricionistas y bioquímicos, que han llegado a la conclusión que la dieta de los norte-americanos es peligrosa. Entre los 2.1 millones de americanos que murieron en aquel año, un millón y medio murieron de enfermedades relacionadas a la nutrición, según el informe. El informe indicó enfáticamente que la mayoría de las personas debían reducir el consumo de grasas, especialmente las grasas saturadas de huevos, mantequilla o carnes rojas consumidas sin quitar la grasa.

Investigadores de la universidad de Victoria en British Columbia hicieron un seguimiento de 200 personas que gozaron de una remisión espontánea del cáncer. Ellos hallaron que el 87% de esas personas habían cambiado su nutrición a una dieta vegetariana

El Dr. Williard J. Visek, un investigador de la Universidad de Cornell, explicó recientemente el lazo entre el excesivo consumo de carne y el cáncer. Según el Dr. Visek, el problema es el amonio que es un producto carcinógeno secundario de la digestión de la carne.

A pesar del hecho que la incidencia del cáncer aumenta de una manera alarmante, se puede prevenirlo al mantener el sistema inmunológico del cuerpo funcionando bien. Gran envenenamiento del cuerpo resulta del uso de alimentos inadecuados como productos de carne, productos lácteos, azúcar blanco, harina blanca, arroz blanco así como por el uso del licor, del tabaco, del café y de todos los demás alimentos innaturales. Alimentos buenos e íntegros construyen buena sangre mientras que alimentos de mala calidad construyen sangre de mala calidad. El cáncer no se desarrolla en un cuerpo que tiene una corriente de sangre pura y un sistema inmunológico que funcione de manera óptima.

Durante los años el Instituto Nacional del Cáncer mantenía la opinión que el cáncer no tenía nada que ver con la alimentación. Sin embargo, las recientes pruebas más contundentes los ha obligado a cambiar de opinión. Ahora ya recomiendan el consumo de ciertos vegetales y frutas para prevenir el cáncer. Las frutas como naranjas y bananas y vegetales de hojas verdes y de color amarillo, incluso las zanahorias y el brócoli, contienen todos las vitaminas que previenen el cáncer y fibras y deben formar parte de la dieta diaria de cada uno, dice ahora el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (National Cancer Institute).

Para prevenir y curar el cáncer debemos mantener el sistema inmunológico del cuerpo a alto nivel. Se puede lograrlo al seguir ocho reglas sencillas que voy a enumerar aquí: Mucho aire puro, mucha agua pura, comer muchos alimentos naturales íntegros, descansar lo suficiente, hacer ejercicio moderado diariamente, salir al sol todos los días, comer y actuar en todo lo que hacemos a medida sin exageración y confiar en Dios.

Todos tenemos células cancerosas dentro de nuestro cuerpo. Para tratar el cáncer hay que construir el sistema inmunológico del cuerpo y luego las células blancas en la sangre, etc. destruirán las células del cáncer dentro del cuerpo. Las células cancerosas son más débiles que las células normales y no van a salir del control si nuestro sistema inmunológico se mantiene a alto nivel.

¿CÓMO COMBATIMOS EL CÁNCER?

Antes de llegar a la ayuda médica professional se puede combater el cancer fortaleciendo el sistema inmunológico. Aquí tenemos una lista de algunos métodos naturales que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico.

  1. ELIMINA EL AZÚCAR Y LA COMIDA CHATARRA
    Comer azúcar blanco paraliza las células blancas o les impide combatir bien cualquier infección. Si comes 25 cucharaditas de azúcar blanco paralizarás 92% de tus células blancas por una duración aproximada de cinco horas. Un americano promedio come más de 42 cucharaditas de azúcar blanco al día. Por ejemplo, un Banana Split (helado) contiene 24 cucharaditas de azúcar. Un vaso normal de Coca Cola contiene entre 8-10 cucharaditas. Un pedazo de pan blanco contiene 2 cucharaditas. Hay que recordar que el azúcar blanco o calorías vacías interfieren con el funcionamiento del sistema inmunológico del cuerpo.
  2. ELIMINA LA DIETA ALTA EN GRASAS
    Las dietas ricas en grasas refinadas han sido relacionadas por largo tiempo con el aumento del riesgo de contraer el cáncer. El cáncer de mama es más frecuente entre las mujeres que mantienen una dieta alta en grasas saturadas (leche completa) o grasa animal.(2) Una dieta baja en grasas no solametne previene cáncer de mama sino también aumenta el porcentaje de supervivencia de las mujeres que ya han contraído el cáncer.
  3. COME UNA DIETA TOTALMENTE CRUDA
    Esto será algo más difícil de realizar, pero es muy importante. Solamente frutas y vegetales crudos, nueces y granos germinados serán los que debes comer hasta que tu cáncer desaparezca. Nada cocido. Ningunos frijoles cocidos, pan, papas, etc. Eso suena difícil, pero permíteme decirte que eso es más fácil que pasar un tratamiento de quimioterapia, dejar caer tu cabello, vomitar, ser débil, etc. Además, la quimioterapia no fortalecerá tu sistema inmunológico. Al contrario, lo va a destruir. Alimentos crudos son alimentos vivos y contienen el valor nutritivo más alto. Son llenos de vitaminas, minerales, enzimas, fitoquímicos, etc. Alimentos cocidos son alimentos muertos. Si siembras cualquier semilla ella crecerá. Cuece la semilla y luego plántala y no crecerá porque su elemento vital ha sido destruido. Pon células cancerosas en ambiente de alimentos cocidos y esas células proliferarán. Ahora, pon células cancerosas en ambiente de elementos crudos y desaparecerán. Este hecho asombroso es conocido en la Sociedad del Cáncer pero el público no ha sido informado nunca de ello.
  4. NO COMAS ENTRE LAS COMIDAS
    Un estudio hecho en Suecia ha indicado que la frecuencia de ingerir comidas ligeras estaba ligada al riesgo de contraer cáncer del colon. Estudios anteriores que han sido ignorados en su mayoría han indicado que cada comida adicional durante el día aumenta el riesgo del cáncer del colon. Comidas a intervalos regulares no parecieron tener el mismo efecto nocivo de riesgo como el consumo de comidas ligeras irregulares. (Las causas del cáncer y su control l3: 77-81,1992)
  5. BEBE UNO HASTA TRES VASOS DE JUGO DE ZANAHORIA DIARIAMENTE
    Las zanahorias son una fuente excelente de Vitamina A. Debes tomar el jugo 15-30 minutos antes de tu comida hecha de vegetales. Un estudio reciente hecho por Dr. Raymond J. Shamberger, un profesor del Departamento de Bioquímica en el Cleveland Clinic en Ohio, ha mostrado que la Vitamina A es un medio de ayuda muy importante para el sistema inmunológico en combatir el cáncer. Cuando uno viene bajo la influencia de carcinógenos, esta vitamina tiene una habilidad increíble para inhibir la introducción de células malignas o retrasar el crecimientos de tumores malignos o no-malignos.
  6. TOMA MUCHA AGUA PURA
    ¿Cuánto es “mucho”? Eso depende de tu peso. Toma tu peso, calcula la mitad y según ello calcula la cantidad de onzas de agua que necesitas durante 24 horas. Sin embargo, si trabajas duro bajo los rayos del sol y sudas mucho necesitarás más. Por ejemplo: si tu cuerpo pesa 160 libras, la mitad será 80, entonces necesitarás 80 onzas de agua pura por cada 24 horas, o sea como 8 vasos de contenido de 10 onzas. El agua que debemos tomar será agua blanda sin minerales porque los minerales en el agua son inorgánicos y pueden dañar tu salud. Por otro lado, los minerales en la comida son orgánicos y nuestro cuerpo los necesita. Los dos tipos de agua que no contienen minerales son: agua destilada y agua pasada por el proceso de osmosis-reverso.
  7. PIES DESCALZOS SOBRE EL SUELO CADA DÍA
    Todo en esta tierra tiene una frecuencia eléctrica: la tierra, las semillas, las plantas, los animales y también el cuerpo humano. Las células del cáncer tienen una frecuencia eléctrica diferente de la cual ellas deben estar. Nuestros cuerpos pueden fácilmente desviar de la frecuencia eléctrica en la cual deben estar. ¿Cómo podemos devolverlos a la frecuencia adecuada? Muy sencillo: caminar o estar parado descalzo sobre la tierra. Ponerse zapatos no es algo natural aunque tengamos que proteger nuestros pies. Los zapatos aíslan nuestro cuerpo del suelo. Por ende, será muy beneficioso permanecer por lo menos 10 minutos al día fuera sobre el suelo y sin zapatos.
  8. MUCHO AIRE PURO
    La respiración de aire puro y fresco fuera de la casa que esté cargado con cargas negativas (las buenas cargas) ayuda a limpiar los pulmones y aumentar la circulación. Aire fresco del océano, cerca de un río o cascada o después de una fuerte lluvia no solamente está cargado negativamente sino que es muy beneficioso contra el cáncer. Asegúrate de tener bastante aire puro en tu dormitorio durante la noche. Deja la ventana abierta. Hasta en el invierno la ventana debe ser parcialmente abierta. Es un hecho conocido que las células cancerosas no pueden vivir con oxígeno.
  9. EJERCICIOS FUERA DE LA CASA
    Caminar ágilmente, pero no trotar, de una hasta cinco millas diariamente, es un ejercicio excelente. Si no tienes las fuerzas, empieza poco a poco y aumenta la distancia. El ejercicio fuera de la casa es diez veces más beneficioso que el ejercicio dentro de la casa. Cuando haces ejercicios dentro de la casa no recibes los rayos solares o aire puro. Hacer ejercicio en un gimnasio es como hacer ejercicio en zapatos de tenis hediondos.
  10. DUERME 7-8 HORAS POR NOCHE
    Mientras más temprano te acuestes para dormir en la noche, mejor para tí. Cada hora de dormir antes de media noche vale dos horas de sueño, mientras que cada hora de dormir después de media noche vale exactamente … una hora.
  11. USA HIERBAS Y NO TOMA NINGÚN TIPO DE SUPLEMENTOS
    Existen muchas hierbas para curar el cáncer, pero la hierba que más recomiendo es el trébol rojo. Debes usar solamente la flor pero no el tallo o las raíces. El trébol rojo contiene los siguiente químicos: biotina, coline, cobre, cumarinas, glicosidas, inositol, magnesio, manganeso y selenio. También contiene las vitaminas: A, B1, B3, B5, B6, B9, B12, B17, C, P y el mineral cinc. Es impresionante la selección de minerales y vitaminas que se encuentra en una sola hierba. En el futuro vamos a descubrir que contiene otros ingredientes importantes. El trébol rojo ya está en uso en América por más de un siglo para tratar y prevenir el cáncer. Es bueno contra el cancer en cualquier parte del cuerpo. Personalmente lo he usado durante muchos años en mi clínica y he visto muchos individuos que se han recuperado del cáncer.
  • Usa solamente las flores del trébol rojo pero no el tallo, las raíces o el capullo. Prepara un mate en agua hervida donde vas a echar la hierba (después de quitar el agua hervida del fuego) y luego dejarla por unos 20 minutos por lo menos. Usa solamente una o dos cucharaditas del mate de esta hierba en una taza de te. El mejor tiempo para tomar este mate es en la noche antes de acostarte o con un estómago vacío. Si lo tomas dos veces al día, lo mejor es hacerlo al despertar cuando el estómago esté vació.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *