Síntomas de anemia: ¿Qué es y cómo podemos prevenirla?

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), un 25% de la población mundial padece de anemia. De esta cifra, un 18% pertenece a los latinoamericanos. De ahí, que sea el padecimiento de la sangre más común del planeta. Alrededor del 20% de mujeres latinas en Estados Unidos sufren de anemia ferropénica o como se […]

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), un 25% de la población mundial padece de anemia. De esta cifra, un 18% pertenece a los latinoamericanos. De ahí, que sea el padecimiento de la sangre más común del planeta. Alrededor del 20% de mujeres latinas en Estados Unidos sufren de anemia ferropénica o como se le conoce comúnmente, anemia por falta de hierro.
La anemia se define como una baja concentración de hemoglobina en la sangre que, al proyectar un precario volumen de hierro, no le permite llevar oxígeno al cuerpo de manera satisfactoria.  La anemia por falta de hierro, un indicador de pobre nutrición y salud, en el ser humano está condicionada por la edad, el sexo, la población y la cultura alimentaria de cada persona. En los niños, afecta su desarrollo cognitivo y motriz y, en los adultos, su desenvolvimiento profesional.

Síntomas de anemia

Sus síntomas más característicos son los siguientes:

  • Cansancio.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Palpitaciones.
  • Palidez.
  • Falta de aliento.
  • Entre otros.

Tratamiento de la anemia.

Existen varios métodos para tratar la anemia ferropénica, dependiendo de su gravedad. Los más utilizados son:

  • Suplementos de vitaminas: hierro, vitamina B12, vitamina C y ácido fólico, los cuales pueden ser encontrados en una gran variedad de centros comerciales (farmacias, supermercados, centros de salud integral, etc.).
  • Consumo de alimentos ricos en hierro.

En el caso de anemia moderada, el uso de hierro suele ser intravenoso o intramuscular, y en casos de anemia severa se puede llegar hasta transfusiones sanguíneas.

Prevención de la anemia.

La prevención se puede lograr por medio de una dieta rica en hierro.  La alimentación adecuada incluye:

  • Hígado.
  • Carne roja (especialmente, ternera, pavo y cerdo).
  • Frutos secos y frutas deshidratadas (almendras, avellanas, pasas, nueces, etc.)
  • Legumbres (garbanzos, frijoles, lentejas, habas, guisantes y demás legumbres, utilizadas con frecuencia en la cultura alimenticia ecuatoriana a través de la menestra).
  • Vegetales verdes (rúcula, espinaca, coles, coles de bruselas, alcachofas, brócoli y acelgas).
  • Cereales fortificados (especialmente los que contienen hierros añadidos y ácido fólico).
  • Cereales integrales (quinoa, avena, cebada, arroz y trigo).
  • Chocolate.
  • Aceitunas.
  • Frutas (ciruelas, pasas, dátiles, albaricoques).
  • Mariscos (calamares, mejillones, almejas, langostinos, camarones, ostras, etc.).

Cabe destacar que es importante siempre consultar con un doctor primario sobre el uso de suplementos y cambios de dieta, ya que cada persona puede poseer una necesidad particular dependiendo de su condición de salud.

Recetas para la anemia:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *